de vuelta

Menos mal que el almuerzo ya estaba comprado en el supermercado y no dependía de la caza para comer.

Anuncios