Revolución

Nos dan un cero informativo respecto a Marruecos. Es el país que más cerca está de España de los que sufren una ola de cambio, y en el que más ha influido España con toda la inmigración magrebí que tenemos. No es casualidad que el movimiento 20 de febrero esté siendo más potente en el norte del país, justo en las zonas más cercanas a Ceuta y Melilla. No es casualidad que en las manifestaciones, muchos sepan el español aprendido en Málaga o Barcelona o Madrid, donde vivían antes de que la crisis les dejara sin trabajo. Añadámosle sus amigos, familiares, que les cuentan qué es eso de la democracia, de la ausencia de un ministerio de asuntos religiosos… ¿lógico, no?

Son jóvenes. En Marruecos, cada vez más acuden a la universidad y tienen educación. Eso da cultura, y da aspiraciones. No conozco a esta chica, pero es una gran muestra de la variedad de gente que se opone al régimen de Mohamed VI: marxistas, demócratas de centro o de izquierda, asoaciaciones de derechos humanos, partidos nacionalistas (que también existe el nacionalismo en el norte del país vecinos, los amazigh), niños, amas de casa, mayores, incluso asociaciones de discapacitados, como Paloma Blanca.

Anuncios