Foto tomada el pasado domingo desde el porche de la misión, mientras los internos cultivaban catarros. Bien cultivados, por cierto.

Anuncios