UTA, originalmente cargada por Asier Solana Bermejo.

“Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud, el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica”.

Del artículo 25 de la Declaración de los derechos humanos. Pero Clemente lleva más de tres meses con Leshmaniasis y sin recibir atención médica. Es normal, la posta médica más cercana está a media hora por el río si se tiene combustible. Si hay que ir a tangana, es hora y media.

Y esa posta médica recién tiene médica desde hace un mes. Cuando esta trabajadora llegó, se encontró que tenía un arsenal de fármacos con números tan asombrosos como el de cinco ibuprofenos. Como para pedir cosas más avanzadas.

Pero ni siquiera Clemente podría acceder al ibuprofeno, porque la enfermedad y la vejez le han quitado la fuerza en las piernas. Su esposa no siempre le da de comer (no tienen comida), y de vez en cuando él intenta arreglarlo arrastrándose como una serpiente hasta la orilla del río para pescar. “Pero no pican”, dice señalando a su cuerda sin gancho para los peces.

 

Actualización  14-12-2011,

Clemente va a recibir sus medicinas. El alcalde del distrito, dr. Luis Adauto, de profesión médico, se interesóinmediatamente por el asunto en cuanto l oconoció y ya ha mandado que envíaen el tratamiento contra la UTA que tiene en la nariz.

Anuncios