La yunza es una tradición típica andina, como otras muchas que han llegado importadas hasta la selva. Son inmigrantes dentro de su propio país que, al más puro estilo del viejo oeste, van a zonas ‘inexploradas’.

Claro que eso sucedió en Sepahua hace muchos años, tiempo suficiente para que hayan calado sus costumbres, llegando a una extraña simbiosis con la idiosincrasia de la selva.

Este es el caso de la yunza, fiesta carnavalera típicamente andina, que hoy día se mantiene en algunos barrios de Sepahua, como es ‘Las Palmeras’. Se trata de una zona donde lo que más se puede uno encontrar es gente que proviene de la sierra, y que hace trece años inauguró su barrio. Aunque ya llevaban tiempo en esta zona de la selva, historia que espero poder contar algún día.

Ellos, pues, son parte de Sepahua, aunque no sean indígenas propiamente dichos, al menos no originarios de la selva. Y me gusta esta foto por todo lo que implica de trabajo en equipo para levantar este árbol adornado y comenzar de manera oficial la fiesta del carnaval (aunque casi se comió la Semana Santa).

Me gusta como contraste a otros problemas que suceden en esta pequeña porción de tierra amazónica, me gusta ver por un día una imagen que no me recuerde la terrible divisió y desorganización que sufren las comunidades del Bajo Urubamba, y que están empezando a cobrar sus primeras cabezas de turco.

Quiero decir, que tuvimos que dar en Radio Sepahua la noticia de que Inmaculada Campa, jefa de la Comunidad Nativa de Sepahua, ha sido condenada a tres años de prisión (le aplicarán la condicional), y a pagar 1.000 soles(350 euros) a su comunidad en concepto de reparación civil. Una condena por falsificar documentos para continuar dos años más en el puesto.

A veces las personas que están arriba se olvidan de el verdadero motivo de su estancia, y de que el poder es delegado, es decir, no es suyo; se olvidan de que están ahí para servir, no para ser servidos. Y lo hacen gracias a multitud de palmeros y manipuladores que parasitan a la sombra del poder.

Por eso, mejor quedarnos a la sombra de un árbol, del árbol que entre todos hemos levantado.

Imagen: Yunza , en mi Flickr

Anuncios