traslado al velorio web, originalmente cargada por Asier Solana Bermejo.

Ayer se vivió el primer homicidio en Sepahua en años. De un tajo en el cuello, un joven destrozó la vida del que mató, de la familia de éste, su propia vida, y la de su mujer y cuatro hijos. Este joven tiene sólo 22 años y es el autor confeso de la primera muerte violenta en Sepahua en años. Homicida y víctima llevaban días de borrachera, en una racha digna de Sanfermines para adolescentes.

El fallecido, Kenri Ushinahua Puga, tenía treinta años de edad y ni siquiera llegó vivo al centro de salud. El charco de sangre en el establecimiento sanitario era grande. El de la calle, inmenso. El autor confeso del delito, Jerónimo Pablo Flores, tiene 22 años y estuvo en el Ejército. Después de volver, no era el mismo.

Jerónimo Pablo estaba tomando en un bar llamado ‘5mentarios’ cuando su mujer fue a reclarmarle, a partir de ahí comenzó una discusión, y entonces Ushinahua trató de separarlos, lo que le costó la vida tras encararse al otro joven.

Un amigo del fallecido decía ante la grabadora de Radio Sepahua: “Llevan de borrachera desde que han repartido la plata de la comunidad”. Y una comunera se quejaba de que se gastaban la plata en trago en vez de en mejorar su vivienda, para lo que se supone que era el proyecto (sobre el papel).

Además, resulta que ayer domingo se celebra en todo el país el Día del Trabajador Municipal, y por ese motivo la municipalidad retrasó el pago de los salarios del mes de octubre: en vez de el martes 30 de octubre, o como mucho el miércoles 31, esperaron nada más y nada menos que… hasta el sábado.

Supongo que tenían aprendida la lección de cuando en la obra que está construyendo el colegio los trabajadores sufrieron varios retrasos y no protestaron. Quiero decir, no protestaron hasta que llegó la fiesta de San Juan, tan extendida en la selva, y no habían cobrado. Ahí sí que pusieron el grito en el cielo.

Son datos extraoficiales, pero lo de ayer es una tendencia. Sólo en una tienda me comentaban allá por el mes de mayo que respecto a año pasado la venta de cervezas se ha multiplicado por tres o por cuatro. La venta de pan se ha multiplicado por dos en el mismo periodo de tiempo.

Estaría bien que alguien hiciera un estudio de cuánto se ha incrementado el salario medio (que no la mediana de los salarios) en este distrito en el último año, porque nos daría una muy buena idea de en qué se está convirtiendo una municipalidad que ha pasado en dos años de tener unos tres millones de soles de presupuesto a unos veinte.

Lo cierto es que este fin de semana, mucha gente aprovechó su dinero fresco, el de la municipalidad y/o el de la comunidad nativa, para gastarlo en alcohol, y además de un muerto ha habido seis intervenciones más. Amenazas de muerte, agresiones, peleas. Y en todas ellas el alcohol estaba de por medio, o de por frente, porque uno llegó a autolesionarse en pleno estado de embriaguez, pero de manera muy consciente: rompió las botellas de cerveza sobre la mesa, al estilo western barato, y comenzó a inflingirse cortes.

Sí me gustaría hacer un comentario, a modo totalmente personal, sobre el dinero de la comunidad que se ha empleado masivamente en cerveza. Este presupuesto estaba enmarcado en un proyecto llamado ‘mejora tu vivienda’, parara el que se habían destinado 146.000 soles, que a repartir han dado 500 soles por familia. Ahora bien, dan a todos por igual, tengan casa de cemento y calamina o una pona de madera, y lo que se remarcó en la asamblea en la que se explicó el proyecto. No hay control sobre el gasto del dinero. En definitiva, la elaboración de estos proyectos sólo sirve para que las empresas que operan en esta zona vendan su imagen.

No trato de echar culpas a nadie. De un homicidio, la culpa la tiene el homicida. Pero cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad de nuestras acciones, y emborracharnos es una de ellas.

Anuncios