Etiquetas

,

Por fin, el agua de Sepahua sale tratada. No me atrevo a decir que potable, pero por lo menos sí que se trata de un agua que tiene mucho mejor aspecto que hasta ahora. Qué mejor forma de volver a escribir aquí que hablando de una buena noticia como esta.

 

Tan sólo hay que imaginar lo que significa no tener agua potable en el grifo para hacerse una idea de las consecuencias. El agua consumida directamente del río tiene gran cantidad de bacterias. De ellas las más peligrosas son las e.coli (creo que se escribe así). Y, además, la más abundante, según el estudio que se hizo en Pucallpa en los pasados meses. Así lo explicaba en Radio Sepahua la ingeniera química Alba Gómez, que es voluntaria de Energías Sin Fronteras y estuvo seis meses con un interesante proyecto de agua en este distrito.

 

Son aproximadamente 3.500 personas que hace un mes no tenían agua potable en el caño y ahora tienen algo que, si no lo es, se parece mucho. El actual alcalde e Sepahu, como muchos, había llegado con la promesa del agua potable. El anterior había comenzado una obra a la que, decía, sólo quedaba “conectar unos tubos”. La verdad es que conectar esos tubos ha costado dos años y medio y casi dos millones de soles adicionales.

 

Visto lo difícil que ha sido, no es de extrañar que el gobierno municipal eligiera el primero de junio, aniversario de Sepahua, para entregar la obra y anunciarlo en el discurso de aniversario.

 

¿Para qué sirve el agua potable? Imaginemos que bebemos un agua llena de bacterias y parásitos. Estos se quedan en el sistema intestinal. Se hincha la barriga, y por muy bien que comamos, tendremos diarrea; es decir, perderemos líquido. Y los parasitos y bacterias se alimentarán de lo que comemos nosotros, de manera que comeremos menos de lo que debemos.

 

Si esto le pasa a un adulto es un problema. Si esto le pasa a un niño, es posible causa de desnutrición crónica. Regularmente, beber agua con ‘bichos’ no mata, pero deja el cuerpo lo suficientente débil para que otras enfermedades maten. Un agua con muchos restos fecales, en latitudes tropicales, puede causar fiebre tifoidea, vacuna que no suele estar programada en los países que la sufren.

 

Todo esto, suponiendo que el agua no tenga metales pesados o restos de combustible. Y cuando es época de verano, algunas quebradas se secan, y no queda para muchos más remedio que coger el agua del río por el que pasan todas las embarcaciones de las empresas gasíferas.

 

Por eso, tener una planta de tratamiento de agua para ptabilizarla es una necesidad de salud pública.

 

Ahora queda ver el mantenimento. Llevar el agua a los hogares cuesta mucho porque hay que subir el agua con una electrobomba alimentada por un motor generador que consume combustible de lo lindo. Posiblemente sea una de las aguas más caras que pueden existir. ¿Cómo hacer para que la gente pague por un servicio que hasta ahora no pagaba? Porque agua potable no había, pero sí agua en el caño.

 

Es algo que habrá que ver. Para empezar, me conformaría con que la gente no dejara el grifo abierto porque sí…

Anuncios