Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Queridos Reyes Magos:

Dudé en escribiros, pero mis tendencias republicanas tienen dos excepciones: el mus y vosotros. Además, creo que sois todo lo que no son los reyes de hoy día, que se parecen mucho más al Herodes que tuvisteis que burlar.

Tengo más de lo que necesito, así que aprovecharé la ocasión para pediros algunas cosas extra. No quiero alargarme demasiado. Sólo quiero que este año os acordéis de todos los jóvenes españoles que han emigrado, yo les llamo exiliados laborales. Viven fuera de la tierra donde se encuentran sus raíces, y no por elección sino por obligación. Algunos trabajan ‘de lo suyo’, y otros demuestran orgullosamente que no somos la generación de ‘ni-nis’, que con una carrera y tres másters no se les caen los anillos por servir cervezas en Dublín o Múnich.

Son jóvenes entre con más de 20 años pero menos de 35 que hace no tanto tiempo pasaban la noche en vela esperando vuestra llegada, que dejaban el zapato lleno de dulces navideños y de ilusiones. Cuando les visitéis, seguramente encontraréis menos comida (la crisis, la crisis) y el calzado roído, como muchos de sus sueños de infancia. Supongo que será difícil, porque antes encontrabais a muchos de estos en otros países con un ánimo mucho mejor, pero eso era cuando existían las becas Erasmus que ya agonizan.

Seguro que podéis adaptaros a los tiempos, al igual que hacen estos emigrantes. Por eso, sólo os voy a pedir dos cosas. Que aquellos que quieran volver, puedan. Y que aquellos que quieran quedarse lejos de su casa, vuelen tan alto como puedan y en el viaje no olviden sus raíces.

Es muy probable que en 2015 encontréis todavía más de aquellos ex niños en lugares lejanos, así que os recomiendo que invirtáis en abrigos para vuestros camellos, que Alemania es muy fría.

 Atentamente,

Asier

 

Anuncios