Unas palabras de automotivación

Incertidumbre. Emoción. Entusiasmo. Confusión. Miedo. Insensatez. Descubrimiento. Aprendizaje. Desaprendizaje. Son palabras que de una u otra manera se pueden aplicar de manera especialmente intensa al periodo que precede a la primera profesión, llamada también ‘simple’, aunque no sé si tiene mucho de ese adjetivo. Esta amalgama de ideas sugieren un año desordenado, y a ratos lo es, de la misma forma que a ratos uno tiene la sensación de que todo encaja perfectamente. Por suerte, estos últimos momentos duran poco, porque si tuviéramos todo el puzle hecho probablemente estaríamos mirando mal.

 

Lo más peculiar del noviciado es que atisbas los derroteros por los que han ido muchos otros que lo hicieron antes que tú. Es como si vieras un bazar de ‘vidas posibles’ de lo que es ser dominico, para que uno se pregunte cuál le gustaría vivir. La respuesta siempre es la misma: “Ninguna de ellas, aquí no estamos para tener cromos repetidos en la colección”. Esta frase llena de romanticismo (creo) encierra el peligro de lo desconocido; pues vale.

 

“La realidad supera a la ficción”. Es una de las frases que más le habré escuchado al padre Ignacio en mis dos años en Sepahua, cada vez refrendada con la alusión a algún relato de su vida. Relatos de indígenas casi salvajes, relatos de terrorismo maoísta, relatos de viajes inverosímiles. Todo eso, desconocido hata el mismo instante de experimentarlo. Aventuras que, por supuesto, nunca fueron fáciles ni cómodas.

 

No sé qué me encontraré, pero tengo la esperanza ilusionada de que puede ser magnífico.

Anuncios

3 comentarios en “Unas palabras de automotivación

  1. Te leo con interés y curiosidad. He pasado por los mismos lugares que tú has pasado y he vivido algunas experiencias parecidas, aunque muy alejadas en el tiempo, a las tuyas. Soy de Pamplona, estuve en Sepahua estudiando con Ricardo Lobo. Fuí dominico y, por tanto, realicé el noviciado y viví sensaciones encontradas. Sigo vinculado a muchos dominicos y me siento identificado con ellos. A todo ello se suma mi admiración hacia Ignacio Iraizoz, compañero y amigo con quien compartí muchos momentos y a quien recuerdo y tengo presente muchas veces. Me agrada cómo escribes y sintonizo con tus inquietudes. Seguiré tus reflexiones desde la distancia, pero con la complicidad de haber vivido en lugares y con personas a los que estimé y estimo.

  2. Comparto esa misma experiencia de “atisbar los derroteros por los que han ido muchos otros que lo hicieron antes que tú…” Certeza de que alguien se encamino y le fue bien…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s