Etiquetas

, , ,

IMG-20141231-WA0023

Primer post del año. Toca hablar de lo que nos depararán estos próximos doce meses. Los 12 anteriores han sido muy intensos, con un cambio radical en este blog, que ha seguido mis pasos de manera muy especial. De ser, en septiembre de 2013, un espacio de aventuras en medio de la selva, en poco más de un año se ha convertido en un espacio para compartir vivencias y reflexiones muy marcadas por un nuevo estilo de vida: ser fraile.

Lo que es ser fraile dominico, como tal, comenzó un día que quedará muy marcado en el año 2014: el 7 de septiembre, cuando por primera ve dije que dedicaba mi vida (al menos por un tiempo) a ser fraile. El cambio ha sido muy intenso y por eso, en parte, no he escrito todo lo que hubiera querido. Sencillamente, en tres meses no hay tiempo de tener una experiencia reflexionada sobre lo que una nueva vida implica. En primer lugar, el cambio de ‘Ser’, así en mayúscula. En segundo lugar, muchísimos cambios: ciudad, gente, estudios, voluntariado, viajes por la geografía española… Por centrarnos en esto último, en tres meses me ha dado tiempo de visitar dos veces León, una Salamanca, otra Madrid: siempre con algo que hacer o que aprender.

Quizá el más importante, la cantidad de personas nuevas que se han ido cruzando en mi vida durante este tiempo, y que me han hecho sentirme la mayoría como en casa. No es poco, llevar un otoño en un lugar y que ya uno llame a ese lugar ‘casa’ es una gran suerte, por lo que no puedo más que dar gracias a la vida y a Dios, que sabe poner las cosas fáciles después de un tiempo difícil. Porque seamos sinceros, hasta que el sol levantino me iluminó, las aguas del Guadalquivir hispalense se habían presentado enturbiadas.

Para este blog me hago un solo propósito en 2015, el de seguir actualizándolo y con más frecuencia. Trataremos de que todos los meses sean, al menos, un par de posts pero de los bien hechos. Trataré, además, de aprovechar que ahora tengo más tiempo para pensar, así que buscaré temas sobre los que comentar algo interesante. Les daré una perspectiva frailuno-periodística; creo que ambas tienen algo en común: tratan de ver el mundo en su totalidad.

Quizá durante este año el blog se vuelva más filosófico. O más narrativo. O ni una ni la otra, exactamente. Sigo guardando el viejo sistema de que esto es una especie de cuaderno de bitácora. El barco soy yo, el mar es el mundo, y el viaje es mi vida. Reconozco que escribir todo esto es un acto que parte de la necesidad de un yo. Sencillamente tengo fe en que puede resultar interesante para otras personas.

De toda esta página, hay una cosa que me gusta mucho, mucho, mucho. El título, de verdad. Durante unas semanas lo cambié, pero todo el mundo tiene errores. Así que ahí va un cliffhanger en toda regla. Recogiendo mi experiencia navideña (y previa), mi próximo tema de 2015 será ‘la predicación y los bares’.

Y ahora, iremos a ver a los reyes majos. De ellos hay mucho escrito, pero os recomiendo lo que fray José Ramón López de la Osa ha publicado en la página web del Estudiantado Dominico.

Anuncios