Me considero una persona mejor informada que la media, seguramente por deformación profesional. Todos los días dedico un rato por la mañana a navegar por internet e informarme. Pero sobre todo, me considero una persona bien informada porque no utilizo Facebook para ello. La mayor parte de personas a las que conozco se limitan a hacer click en los enlaces que aparecen en su timeline de esta red social. Con eso piensan que es suficiente. ¡ERROR INMENSO!

fractal-art-979436_1280

La razón de que informarse a través de Facebook sea una mala idea debemos buscarla en dos aspectos: el algoritmo (que no conocemos) y ciertos comportamientos inherentes a cada uno de nosotros.

Sin ánimo (ni capacidad) de ser exhaustivos, el algoritmo es el conjunto de fórmulas matemáticas que, aplicadas paso a paso, nos dan una solución. En este caso, la solución es la selección de las publicaciones que veremos en la red social y el orden en que aparecerán. Pues bien, desconocemos totalmente ese algoritmo que se hace para que, según Facebook, veamos primero lo más relevante. ¿Cómo sabe la red social qué es lo más relevante para nosotros? Algo podemos intuir. Se basará en qué tipo de noticias damos ‘me gusta’ o comentamos, pero también en cuáles hacemos click con más frecuencia. Lo más normal es tender a interactuar con las publicaciones con las que más de acuerdo estemos. Eso generará una retroalimentación en el algoritmo que nos mostrará cada vez más informaciones con las que comulguemos, de modo que se dará un proceso paradójico: gastaremos cada vez más tiempo en Facebook para consumir el contenido que nos gusta, pero será un contenido temáticamente cada vez más reducido y sesgado ideológicamente.

Así que ahí va un consejo. Si quieres utilizar una red social para informarte, no la uses. Una red social no es un medio de comunicación al uso, se parece más al patio del edificio o al bar de la esquina. Si quieres estar bien informado, busca periódicos o radios digitales, o compra un periódico en papel y escucha la radio. En definitiva, esfuérzate y no tengas problema en gastar uno o dos euros al día en algo tan importante como poder hacerte un buen mapa de tu ciudad, región o país.

Me voy a saltar la tentación de hacer recomendaciones específicas en plan ‘opta por este medio’ o por otro, cada uno sabrá cuál le reporta mejores informaciones. Sólo puedo sugerir una cosa: es mejor comprar medios lo más independientes posibles, y la mejor manera de analizar la independencia del medio es ver quién es su(s) propietario(s) y cómo se financian. Siempre será mucho más libre un medio pagado mayoritariamente por los lectores que uno sostenido por la publicidad institucional.

Cuando compras un periódico o una revista no sólo compras información, sino que además compras libertad para sus periodistas.

Anuncios