Etiquetas

, , , , ,

Una semana más, nos fijamos en qué hacen los medios con la Iglesia y la religión. Sé que la semana pasada no publiqué como tal esta sección, pero sí podéis leer mi opinión sobre Halloween y Holywins. Y en el blog ‘Geografía Subjetiva’, mis reflexiones sobre todo el lío que se armó sobre las cenizas de los muertos.

El caso es que esta semana son cinco noticias, y todos bombazos que pueden tener mucha repercusión en el futuro no sólo de los cristianos, sino de la humanidad entera. O al menos de naciones enteras.

Y recordad que hoy, cinco de noviembre, es el aniversario del ‘Motín de la pólvora‘, en el que un grupo de católicos intentó hacer volar en pedazos el parlamento británico.

  1. Destapan la tumba de Cristo para restaurarla. ¿Y si encontraran el cuerpo de Jesús?

Leído en El País el 31 de octubre. http://internacional.elpais.com/internacional/2016/10/31/america/1477926616_050502.html

El artículo es interesante. Incluso hay una película, ‘The Body’, en la que Antonio Banderas es un sacerdote jesuita ex militar, y que va precisamente de que encuentran el cuerpo de un crucificado en el año 33 dC. Que nadie se emocione, Jesús seguramente murió en el 28 ó en el 30.

1477926616_050502_1477931571_noticia_normal_recorte1

Imagen del Santo Sepulcro en la noticia enlazada de El País. (AFP)

 

Volviendo al artículo de ‘El País’, le doy un gran mérito, y es el de tratar un tema teológico fundamental para la fe de mucha gente. Le doy incluso un pase a la conclusión, que es que si el cuerpo de Jesús se encontrara, podríamos seguir siendo cristianos igual.

A lo que no le doy un pase, al menos no desde el punto de vista cristiano, es al siguiente párrafo:

Sin embargo, para los teólogos modernos, la resurrección habría sido más bien simbólica. Lo que hoy defienden, por ejemplo los perseguidos teólogos de la Liberación, a los que acaba de recuperar el papa Francisco de sus antiguas condenas por parte del Vaticano, es que la resurrección de Jesús simboliza que la vida no acaba con la muerte. Muere la carne, pero sigue vivo el espíritu. Así, Jesús seguiría vivo y entre los suyos a pesar de haber muerto como todos nosotros. “Allí donde os reunáis en mi nombre, yo estaré con vosotros”, les dijo a los apóstoles antes de morir. La muerte nunca es definitiva para los cristianos y ello poco o nada tiene que ver con la muerte física

Bueno, veamos lo que dice José Antonio Pagola:

Más que información histórica, lo que encontramos en estos relatos es predicación de los primeros cristianos sobre la resurrección de Jesús. Todo hace pensar que no fue un sepulcro vacío lo que generó la fe en Cristo resucitado, sino el «encuentro» que vivieron los seguidores, que lo experimentaron lleno de vida después de su muerte. […]  Es iluminadora la actitud de Pablo de Tarso, que explica y desarrolla su teología de la resurrección «corporal» de Cristo sin que sienta necesidad de hablar del sepulcro vacío. Por supuesto, para Pablo, Jesús tiene un «cuerpo glorioso», pero esto no parece implicar necesariamente la revivificación del cuerpo que tenía en el momento de morir (PAGOLA, JOSÉ ANTONIO. “Jesús. Aproximación histórica”)

Es decir, la resurrección seguiría existiendo pero no de manera simbólica, sino real. A la vez, Pagola afirma que todo indica a que el relato no fue para nada inventado. Una de las claves es que se apareció primero a las mujeres, algo que desde luego no se habrían inventado los evangelistas.

Hay que decir que existen importantes teólogos que piensan que el sepulcro vacío es necesario par defender la resurrección, al menos tal y como se entiende. Es lo que afirmaba Benedicto XVI.

Hoy se han desarrollado ideas de resurrección para las que la suerte del cadáver es irrelevante. En dicha hipótesis, sin embargo, también el sentido de resurrección queda tan vago que obliga a preguntarse con qué género de realidad se enfrenta un cristianismo así. (RATZINGER, J. “Jesús de Nazaret II”)

  1. Cambian la Congregación para el Culto Divino

Enlace en ‘Lexicon Canonicum’ http://www.lexicon-canonicum.org/blog/nuevos-miembros-de-la-congregacion-para-el-culto-divino/

Hay 27 nombramientos en la congregación que se encarga, principalmente, de la vida cultual de la iIglesia. En esta noticia podemos hacer varias lecturas. La primera, que a pesar de tanto cambio se mantiene a su ‘jefe’, el cardenal Sarah. Ese que dijo hace más o menos un año que el ISIS, la homosexualidad y el aborto son el nazismo del s.XXI. Así, las tres cosas juntas.

Sarah aparece como uno de los cardenales más opuestos al papa en ideología, pensamiento y práctica. Es el mismo que hace poco sugirió celebrar la misa ‘ad orientem’, que es lo que la gente conoce normalmente como ‘de espaldas’. Así pues, parece toda una llamada de atención por parte del papa. Le mantiene en el cargo pero le cambia todo. Políticamente se podría ver como el típico movimiento de tener cerca al enemigo.

Dentro de estos nombramientos está el de Ricardo Blázquez, obispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Espiscopal Española, uno de los valores en alza del episcopado español.

  1. La prohibición de ordenar mujeres, “para siempre”

Leído en CNN el 2 de noviembre http://cnnespanol.cnn.com/2016/11/02/el-papa-francisco-le-dice-no-a-que-las-mujeres-se-ordenen-como-sacerdotes/

Le preguntaron al papa sobre la prohibición de ordenar mujeres sacerdotes (o sacerdotisas, o como se diga o dijera). Y dijo que teniendo en cuenta lo que dijo Juan Pablo II, que no. Que es definitivo. Y aquí entra un asunto que va a traer muchos problemas a la Iglesia. El primero, que lo que escribió Juan Pablo II fue una ‘Carta Apostólica’, no un dogma. Un dogma sólo puede hacer referencia a verdades reveladas, y en la Biblia no hay nada que nos lleve a poder afirmar que hay que prohibir la ordenación sacerdotal a las mujeres. Lo que pasa es que para poder ordenar mujeres, un papa tendría que contradecir a Juan Pablo II y eso se ve difícil, al menos en una generación. O dos.

Además, con la comisión que va a estudiar la posibilidad de ordenar diaconisas a las mujeres, ya hay muchos que no están nada de acuerdo. Como para meterse en peores lides.

Lo que me parece es que se pueden dar muchos, muchísimos pasos en la Iglesia para que, mientras no se pueda ordenar mujeres, las mujeres puedan tener el puesto que realmente les debe corresponder en la Iglesia.

Por ejemplo, ateniéndonos a las Escrituras, debería poder dejarse a las mujeres predicar en las homilías, lo que oficialmente está prohibido. Pero las mujeres fueron las primeras que predicaron la resurrección; digo más, que vieron al resucitado. Las primeras que vieron al resucitado. O por ejemplo, no habría ningún problema para nombrar mujeres cardenales, es una institución creada por el papado en un momento de la historia y bastaría una pequeña reforma ‘administrativa’.

 

  1. Declaración conjunta entre el Papa y el presidente de la Federación Mundial Luterana

Leída en Aciprensa el 31 de octubre https://www.aciprensa.com/noticias/texto-declaracion-conjunta-en-suecia-entre-la-iglesia-catolica-y-la-iglesia-luterana-20076/

Mucho se ha hablado del viaje del Papa a Suecia para conmemorar los 500 años de la reforma. Es importante hablar de ‘conmemorar’ y no ‘celebrar’, puesto que es difícil celebrar un hecho que terminó por dividir a la iglesia católica occidental. Desde luego, que medio milenio después se hayan sentado a hablar unos y otros es un mérito. Llevamos ya 50 años de diálogo ecuménico y se han producido avances. También hay que remarcar que muchas iglesias nacidas de la reforma no se han unido a esta declaración. Y los ortodoxos tampoco. Al fin y al cabo, la aspiración de la Iglesia por la unidad sólo se conseguirá cuando todos sean capaces de juntarse.

firmadeclaracionpapasuecialosservatore

Firma de la declaración conjunta en ‘L’Observatore Romano’, con el obispo Munib Yunan y el papa Francisco.

El texto que salió de ahí es importante, pero no dice nada especialmente nuevo. Lo relevante es el gesto de juntarse y lo simbólico de comprometerse a caminar juntos. Se hace énfasis en los puntos en común, y se desea que lo que aún nos separa se pueda superar. Una de las palabras más importantes del texto es ‘testimonio’, el que se pide a católicos y luteranos para trabajar solidariamente.

En resumen, siendo un gesto importante, la noticia no deja de ser eso, con todo lo bueno y limitado que conlleva.

Anuncios